lunes, 13 de julio de 2009

Todas las gripes del mundo








Llega la secretaria de mi escuela tosiendo como un caballo. Le pregunto si se está por engripar, me dice que no, que estuvo toda la tarde fregando con lavandina en la casa y que casi se ahoga por el vaho. “Aún no me recupero”, me escupe mezclado con una tos. Primer síntoma que la paranoia supera a la prevención.

Hace más de una semana que estamos todos encerrados en nuestras casas. Ciudades amuralladas de la Edad Media pero en pequeña escala. Nadie te quiere venir a visitar. Nadie quiere que le caigás de sorpresa. “Te atiendo aquí en la puerta, porque me estoy por ir, sabés”.

La semana de la dulzura esta vez fue “Una golosina por un barbijo”. Lo más regalado: Un caramelo de propóleo.

Una “saludable” costumbre, que se inició en los ‘90, es el beso en la mejilla entre hombres a modo de saludo . Ya nadie cuestionaba las inclinaciones sexuales de un varón por arrimarte la cara. El apretón de manos había quedado en el pasado. Pero ahora el saludo es de lejos y con cara de no me toqués ni con un puntero láser.

“Esta es mi oportunidad”, me dice con una sonrisa de 10 pesos el que vende dvd’s truchos a la salida del súper. “La gente pasa ligerito, ni elige la peli. Paga y se embadurna con alcohol en gel”. Seguro, pienso, que luego en la casa le tiran tanto lisoform al disco que hasta los actores se les van los virus.

¿Saldremos indemnes como sociedad de esta malaria? ¿Qué nos deparará el dengue a la vuelta del invierno? ¿Robar un beso en un boliche estará penado por ley emergencia sanitaria?

Finalmente, como me dijo un amigo, “Pescarte la gripe A no tiene glamour". Entonces ¿por qué Solita Silveyra y hasta un político del PRO se la agarraron?

"Sacate el barbijo", se escucha en los almacenes, "¡mirá cómo le fue a Michael Jackson!"

Mejor, me voy a leer La peste de Camus a ver si entiendo algo.

5 comentarios:

Fernando G. Toledo dijo...

Bueno: he aquí una consecuencia de la gripe. Comienzan a proliferar los buenos blogs. ¡Bienregresado!

Hernán Schillagi dijo...

Fernando: gracias, che. La verdad no sé si este blog estará bueno. Sí, que me quiero divertir y reírme mucho con los que vengan a "mirotear" por aquí.

Enviciar el aire de palabras es lo mejor que le puede pasar a tanto barbijo y alcohol en gel puesto e impuesto.

Proyecto María Castaña dijo...

Primero: muy bonito todo, sobre todo el encabezado. Tené en cuenta una lección de la publicidad: si está bueno el "paquete" podés vender cualquier cosa.

Segundo: Éxitos. Estamos viviendo una época de recaída bloggeril, espero que nos apoyemos entre nosotros.

Hernán, sobre el post, quizás tu ciudadeseo sea una paralela a la mía con respecto a la "grip A", como dice la señora. Yo he vivido experiencias diametralmente opuestas a la tuyas en cuanto a imprudencias se refiere. Ir a bancos y supermercados atestados de gente tosiendo, alumnos que en la última semana de clases me querían matar a besos en aulas encerradas y yo abriendo puertas y ventanas "para ventilar".
El otro día en un cumple donde había 25 personas, solo le di un beso a la del cumple y a los otros ¡hola! Quedé muy antipática pero no voy a terminar entubada y con algún pulmón complicado por respetar normas de cortesía de comadre (hay gente que pretende darte DOS besos, ¡qué horror!).
Por último, soy hipocondríaca. Yo lo vivo con tristeza y todos los que me conocen se cagan de risa (es mi karma). Para una persona como yo una pandemia es algo así como el anuncio de la llegada del fin del mundo. Espero que esta lacra se vaya con la primavera y no se mezcle con las cuatro o cinco alergias con las que tengo que lidiar.

Hernán Schillagi dijo...

Paula: gracias por las felicitaciones y por ser seguidora.

La gente me tiene repodrido. Se hacen los modernosos y los valientes en lo que deben tener respeto. Ya vas a escupir el pulmón, dice mi abuela.

Un beso a lo Olga Orozco... Desde lejos.

Proyecto María Castaña dijo...

Total ya somos sub-campeones mundiales en bajas por el virus, no nos gustan los segundos puestos pero el primero lo tienen los yankis.
Me indignan igual que a vos los modernosos que "se lavan diez veces las manos" en el sentido más Pilatos de la expresión y se apuntan a todos los eventos. Esperemos que realmente estemos en la "meseta" que dice el gobierno y que el virus se atenúe a pesar de nuestras canchereadas.