viernes, 17 de julio de 2009

Meteorología de los suburbios


Estoy en la cola del súper. Dos señoras grandes (como dice Mirtha Legrand) charlaban adelante mío del tiempo y de la gripe, irremediablemente. Una de ellas se da vuelta y le dice a una mujer más joven de la cola de al lado. "Pero de dónde vos venís, sí que hace frío". "Nada que ver", dice la más joven "comparado con Comodoro, aquí el frío es más húmedo y cala los huesos. Me quiero volver ya."

Todos empezamos a discutir que no, que en Mendoza hace como dos meses que no llueve ni "una miadita 'e gato". De pronto, un estallido nos deja mudos y nos moja la cara, los canastos y los productos aún sin pagar. Otra señora grande, temerosa de la cercanía de las personas, se había hecho para atrás con violencia y había colisionado con su trasero (valga la redundancia) con una torre de cocacolas retornables.

Mientras me secaba la pegoteada frente, la miré a la mujer que venía del sur y le dije:

-Ah, ésta es la humedad mendocina de la que Usted hablaba.


3 comentarios:

Proyecto María Castaña dijo...

Espero que la señora grande haya reventado unas cuantas coca colas light de esas que tanto te gusta consumir, así, por lo menos, hay menos cantidad en el súper de tu barrio. Habría que organizar un comando de enormes traseros para barrer por unos días las punteras de esta vil, insípida y dañina bebida.

Hernán Schillagi dijo...

Paula: cómo se nota que nunca has estado a dieta. La coca light es una especie de bendición entre las galletas de salvado y el pollo hervido. Y, con el tiempo, el paladar como que se te impearbiliza. La "regular" a mí ya no me gusta.

Volviendo a la "meteorología", hablar del tiempo con extraños o apenas conocidos (como el verdulero o la de la fiambrería) es una forma de superar el incómodo silencio entre una venta o trepar los 5 pisos en un ascensor.

A todo esto: ¿qué pasó con la lluvia que habían pronosticado para este miércoles?

Proyecto María Castaña dijo...

Yo he estado a dieta muchas veces, pero siempre he optado por la frugal agua corriente. Hasta 3 litros por día, ahora solo tomo 2 por salud. Como dice el Sergio, soy un poco prusiana y no me doy tregua de algo dulce ni haciendo dieta. Eso no quita que no respete tu decisión de hacer menos dura tu forma de bajar peso. Pero ahora no te hace falta nada light, ¡estás hecho un espárrago! ¡Date todos los gustos, querido!

Sobre hablar acerca del tiempo como primer tema de una conversación entre desconocidos, ¿será "un universal cultural" o algo exclusivamente argento? Siempre me ha intrigado saberlo.

(Pedrito Maza dice que esta noche empieza el mal tiempo -lluvia, frío- y hace dos días le viene pifiando).