miércoles, 29 de julio de 2009

Dueño de nada


Volvíamos de un paseo con unos amigos. De repente, una amiga dijo intrigante: "Tengo una bomba con Doña Bárbara". Rómulo Gallegos puede seguir descansando en paz, ya que se refería a la telenovela que pasan a las 2 de la tarde.


Comenzamos a decir posibilidades hasta que dio la noticia que la protagonista estaba embarazada. El que manejaba lanzó un suspiro y dijo: "Qué linda la que hace de Maricela. ¿No es la hija del Puma Rodríguez?"

"Sí, es hermosa", le dije, "pero lo que más me deprime es que me acuerdo el día en que nació. Yo estaba escuchando música en el Gacel de mi viejo, y de pronto el locutor dio la noticia: 'Nació Génesis Rodríguez, la hija del cantante venezolano...' , y luego siguieron comentado lo llamativo del nombre de la bebita. ".


Entonces mi amigo me miró impiadoso por el espejo retrovisor y me largó:


-Lo que te hace realmente un vejete de otro tiempo, es que te sentaras a escuchar radio en el auto.


***


Esta anécdota me hizo pensar lo siguiente: ¿Qué hábitos que tuvimos (o seguimos teniendo) nos demuestran que pertenecemos a una época tan perdida como irrecuperable?

17 comentarios:

Fragaria Vesca dijo...

Apocalipsis Gutiérrez, ese sí es un nombre llamativo.

Déjeme pensar algún hábito vetusto y le comento de nuevo. :)

Fernando G. Toledo dijo...

No sé qué hábito puede ser, pero esa novela me parece un bolazo. Es re caquera.

Hernán Schillagi dijo...

Fragaria:

Es cierto, si el Puma fuera uruguayo no pasaba nada. Creo que el hermano menor de Génesis se llama Nuevotestamento Rodríguez ;-)

Con respecto a los hábitos del siglo pasado, yo tiro tres en una:

*Grabar en cassette un tema de la fm rogando que el locutor no lo pisara con su voz.

*Rebobinar el mismo cassette con la Bic, para que las pilas Eveready del walkman no se gastaran.

*Poner las mismas pilas alcalinas al sol, o a cargarse en la batería del 128 de mi tío electricista.

Hernán Schillagi dijo...

Fernando:

"Doña Bárbara" es un golazo! Y salen minas que son un camión con acoplado, jaja!

Sí, también teníamos, aparte de los hábitos, una terminología que me hace poner un poco colorado, pero me hice el plato con tu comentario.

Eso sí, ¿algún hábito de la centuria anterior como borrar la tinta con una gillete?

Proyecto María Castaña dijo...

Coincido con Fernando: es una novela re caquera. Punto con ese tema. Es más divertido leer la guía desde don Pérez, Abelardo o flashear estudiando de nuevo la tabla periódica y decir "¡qué homenaje!" cuando llegamos al einstenio.

Sobre costumbres, hay una que nunca se pierde, digamos es un clásico que va de década en década:

LOS HOMBRES CUANDO ESTÁN POR CUMPLIR LOS AÑOS QUE DUPLICAN LA EDAD DE LAS "MINITAS" QUE LOS CALIENTAN, EN LUGAR DE TRANSFORMARSE EN JÓVENES ADULTOS, SE CONVIERTEN, AUTOMÁTICAMENTE, EN VIEJOS VERDES.

Como sé que esta máxima traerá todas las adhesiones femeninas, pero un bosque de palos masculinos, me contesto sola: las mujeres que duplican la edad de las minitas se convierten en viejas envidiosas y locas. Pero esas viejas (aplausos) garantizan una vida de felicidad y no minutos de pasión, seamos sinceros, sr. Schillagi, si tuviera la posibilidad de conocer a Génesis las trompetas del Apocalipsis sonarían en un abrir y cerrar de ojos.

sergio dijo...

Cada vez entiendo menos lo de "viejos verdes". Digo, no entiendo la severidad del juicio. A ver: en esta y en todas las sociedades la belleza ha sido un valor. Punto. Y los varones siempre hemos sido vulnerables a ella. Ahora, si emitimos juicios, no me parece tan grave dejarse llevar por las glándulas como verse arrastrado por la billetera. Y de eso las mujeres de todos los tiempos saben. O sea: se mueren por comerse un pendejo, pero se tragan un viejo por la sencilla razón de que "necesitan sentirse protegidas". Ja. Que cada quien se coma lo que tenga ganas y se deje de criticar al resto. Además querida Paula, el Viagra vino a hacer coincidir el deseo (que siempre existió) con la posibilidad de concreción. Y si en el camino te pilla el apocalipsis, bien habrá valido entrarle a l(a) Génesis.

sergio dijo...

En cuanto a viejas costumbres, justo ayer, frente a un kiosco de revistas, pensaba en quién gastaría casi 20 pesos en una revista porno cuando gratis podés "tener" todas las chicas (era, obvio, pornografía heterosexual o bisexual) que quieras

Proyecto María Castaña dijo...

Es cierto, el viagra puede extender un par de horas el "asunto Schillagi", quizás hasta tres, no más. Si quiere que las trompetas se hagan esperar necesitaría un curso de tántrico de Sting y señora.

Sobre billeteras, no soy de ese tipo. Tampoco me comería un pendejo... aunque un Miguel Abramovic, un rugbier de 27 que supo aparecer desnudo frente a un espejo (artístico: no se le veían las partes sino las cachas), me lo prepararía al horno con papas.

Hernán Schillagi dijo...

Epa, epa, epa! Los comentarios de este post venían con una inocencia de las "añoranzas" del paso del tiempo. Pero veo que se ha escapado para un lado más que heavy.

Primero lo primero: Paula,la tal Génesis tiene 22 y el doble es 44. Es decir que tendría que transitar más de una década para duplicarla. Pero no es lo que importa aquí y cito a Toledo: Los varones de 30 no somos tan viejos para las de 20 y no tan jóvenes para las de 40; ja,ja!

Con respecto a considerar un verde a un hombre, las tengo bien caladas a las mujeres. Si un señor las mira como para sacarles una radiografía y es un esperpento: viejo verde. Si está bueno o tiene un auto de lujo: caballero encantador. ¡Por favor!

Eso sí, ¿recordás cuando a comienzos de los '90 el Puma era un sex symbol? "Abrázame, apriétame..."

Hernán Schillagi dijo...

Sergio: cuán ciertas son las palabras de tu primer comment. Las pondría en un póster con una pareja de espaldas caminando hacia el atardecer, como se usaba en los '80 con los poemas de Benedetti.

Es verdad, esa costumbre tan "cara" a los varones de antaño de las revistas porno o eróticas (me acuerdo de la revista Libre, jaja!), ha sido avasallada por las curvas de los bites cibernéticos. Si hasta H. Heffner vendió Playboy luego de 50 años, porque está en franca picada.

Y te dejo porque se le gastó la tinta a la cinta de la máquina de escribir ;-)

Proyecto María Castaña dijo...

El puma en esa época me parecía tan repugnante como ahora. Además de tener el peinado más inapropiado para un hombre, usar trajes tipo Miami Beach, decía genialidades como que el SIDA tenía cosas buenas porque iba a lograr familias más unidas. O, sea, ideológicamente tenía -y tiene, delirios cristianos incluidos- un pedo en la cabeza. Como dice mi amado Nano, entre esos tipos y yo hay algo personal.

Hernán Schillagi dijo...

Ya me di cuenta de que te cae "gordo" el Puma.

Lo bueno es que sin querer, hablaste de un hábito que afortunadamente ya no se tiene ahora: el creer que tomar mate con un "enfermo de SIDA" te contagia. Por suerte, esa bestialidad está desterrada.

Ah, ¿por qué te querés guardar tus hábitos antiguos? ¿O es que aún los conservás? ¿O es la vuelta furiosa de María Castaña?

Proyecto María Castaña dijo...

No sé si tengo hábitos antiguos... qué sé yo, se me viene a la cabeza ahora que muchas veces le mandaba postales a mis abuelos cuando estaba de vacaciones contándoles día por día lo que había hecho. Lo gracioso era que llegaban después que yo. Lo lindo era que los viejos las guardaban como tesoros. ¡Postales, cartas! A los chicos de comunicación les hago escribir cartas a alumnos de otras escuelas y se prenden como si fuera el lanzamiento del MP10. A mí me emociona y me parece realmente curiosísimo.

Aparte de eso, soy bastante nostalgiosa, creo aquello de que todo tiempo pasado fue mejor y las épocas anteriores a mi nacimiento me parecen mágicas.

Sobre María Castaña: ¡¡¡Está en shock después de escuchar a Sandro anoche en Su!!!

Hernán Schillagi dijo...

De todas las pavadas que me mandan en cadena, hoy me llegó esta que calza justo con este post:

Frases que reflejan costumbres de ayer y su cambio hoy:

AYER HOY


Rascarse las bolas, pero caro/Spa

Don José me manda al pibe con el pedido?/ Delivery


Almacén/ Druggstore

Ninguna mina me da bola/ No encuentro mi target


Vuelta del perro/ Shopping


Pan Flauta/Baguette

Tocar de oído algunos temas/Consultor


Rascarse las bolas en el laburo/Desayuno de trabajo

Peluquero/Estilista

Profesor de gimnasia/ Personal trainer

Caminar entre piedras, arbustos y troncos/ Trekking


Me das tu fono?/ Me das tu e-mail?

Acomodado político/Asesor

Tribuna de desocupados/Talk-show

La calentura es mutua/ Funciona la química


Viajar a cualquier lado y como la mierda/Turismo de aventura


Bagayo/Lo que pasa es que no estoy producida

Programa lleno de boludeces/Magazine

Fragaria Vesca dijo...

Me acordé, me acordé: coleccionaba papeles de carta de Hello Kitty, Little Twin Stars, un conejo cuyo nombre no puedo acordarme y otras adorables criaturas por el estilo. Tenía una carpeta con folios donde los ordenaba prolijamente. Los repetidos, los cambiaba por otros que no tuviera, como si fuesen figuritas. Si tenía más de tres, me daba el lujo de escribir alguna cartita amistosa/amorosa y todo. Qué pedazo de tarada, ¿no?
Me acaba de venir a la mente: el conejo se llamaba My Melody. La pucha que pasó el tiempo, y esos datos inútiles siguen ahí.

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

Anónimo dijo...

Repay the cash within the due date expediently in order to avoid slipping in obligations. Men and women, who do not place the collateral, there're charged with a low interest rate rate. The major different types of business loans supplied by banks tend to be:! same day loans online You shouldn't have to take the stress to the commoners regarding the authorization of the amount.